Tres Niños

Personajes: 
RAFA, cinco años
FELITO, siete años
DAIRON, nueve años


Es domingo en la mañana. Rafa, Felito y Dairon conversan en un portal de su calle, ubicada en un barrio de una provincia de Cuba. Llevan shores cortos y tenis sucios. A sus pies yacen tres carrampiolas hechas de cajas de madera que llevan por ruedas cajas de bolas de bicicleta china. La carrampiola de Rafa es la más rudimentaria. La de Felito exhibe su nombre pintado, apenas inteligible, en la madera delantera, donde el timón. La carrampiola de Dairon está recostada contra el suelo y posee toda suerte de accesorios; freno, manubrio y asiento de bicicleta adaptados, y una banderita italiana en la parte de atrás.RAFA: Si pudiera me comería un león. Tengo un hambre...

FELITO: ¿Cómo te vas a comer un león? ¡Un león es mil veces más grande que tú!

RAFA: ¡Ah, pero yo digo uno chiquitico, que es grande de ‘tos maneras!

DAIRON: (a Rafa) ¿Y de dónde lo vas a sacar?

FELITO: (a Rafa) ¡Que yo sepa sólo puede ser del zoológico! ¿De dónde sino?

RAFA: ¡No y de la selva también, de allá de Oriente!

DAIRON: ¿De Oriente? Muchacho, ¿tú ‘stás loco? ¡Aquí en Cuba no hay selva!

RAFA: ¡Sí hay! ¡Sí hay!

DAIRON: Aquí lo que hay es campo, y lo más grande por ahí en bicho es la jutía.

RAFA: No y los jubos también... y las lagartijas...

DAIRON: ¡Oye, yo dije lo más grande...!

RAFA: Bueno, pero también hay jubos grandes grandísimos que me abrazan a mí y a ti juntos con la bocota abierta y nos tragan de un tirón.

FELITO: (a Rafa) ¡Mshtttt! ¡Viejo, tú sueltas cada paquetones! ¡Los majás no se comen a nadie!

RAFA: ¿Que yo suelto qué? Chico, ¿tú no ves los muñequitos?

DAIRON: Mira, yo sé que no, porque mi papá estuvo en Africa hace tiempo y me contó: allá es donde hay selva que es como el campo pero más verde y grande, donde las matas crecen unas arriba de las otras porque son muchas y no hay espacio.

FELITO: ¡Eso mismo dice mi mamá de la gente en La Habana: que todo el mundo vive apiláo!

RAFA: (a Felito) ¡Shhhh, cállate! ¡Deja que este hable! (a Dairon) Sigue, sigue...

DAIRON: Mira, allá en Africa los majás son serpientes...

FELITO: Ah sí, serpientes...

DAIRON: ...están las cascabeles, las tres pasos que se llaman así porque después que te muerden, das tres pasos y caes redondito en el piso. Son venenosas.

FELITO: (interesado) ¿Ven acá y el majá no es venenoso?

DAIRON: ¡El majá ni tiene dientes, compadre! ¡Fíjate que ‘pa comerse una rana, lo que hace es chupársela!

RAFA: ¡¿Chupársela?! ¡Puágggg!

FELITO: ¡Ño que asco tú!

DAIRON: Y se la traga entera. Como no tiene dientes no puede masticar.

FELITO: ¡Entonces no le coge el sabor a la rana! ¡Pobrecito el majá!

Los tres ríen a carcajadas.
DAIRON: ¡Ay, ya me cansé de tanta perolata, que si el majá, que si la rana! Si quieren saber más, van a mi casa y le preguntan ustedes mismos a mi papá.

RAFA: ¡Qué va! Un día yo mismo voy a ir allá a Méjico a verlo con mis propios ojos...

FELITO: ¿¡Cómo que a Méjico!? ¡A Africa, viejo! ¡Se ve que eres un fiñe!

RAFA: ¡Ah a mí qué me importa tú! ¡Y a Méjico también voy! ¡Y entonces vengo y les hago los cuentos ¡que ahí sí que ni tu papá ni nadie de aquí ha ido!

FELITO: Tienes que ser grande primero. ¡Y a lo mejor ni de grande puedes!


RAFA: ¿Quién te dijo que no? ¿A que sí puedo, va?

DAIRON: Vamo a jugar, anda, que estoy aburrío.


RAFA: Dale. Yo soy un majá de la selva y ustedes dos son ranas. ¡No! ¡Tú (a Felito) eres la rana, y tú (a Dairon) el león. Así que tú, león, me tratas de comer a mí que soy majá y yo a este (señalando a Felito) que es rana.

FELITO: (a Rafa) ¿Chico, y por qué tú no haces de rana? ¡Yo quiero ser el león!

DAIRON: A ver, yo soy la rana... y también voy a estar cazando algo porque no me quiero morir con la barriga vacía. Voy a cazar... un mosquito invisible. ¡ZZZZZZZ!

RAFA: Entonces yo soy el majá... ¡pa’ que el enano este sea el león! (pausa) ¡Ehhhh! ¿Y al león después no se lo va a comer nadie? ¡Se va a quedar solo en la selva!

FELITO: ¡No, mijo! ¡Ahí es donde aparecemos nosotros los niños y lo asamos!

DAIRON: ¡Claro! ¿Tú no decías que tenías tremenda hambre?

FIN

2 comments:

  1. Ja, ja, divertido y tierno, me hizo recordar mi carrampiola y la calle de tu casa allá en Santa Clara y uno de esos calurosísimos mediodías de domingo. Claro que cuando conocí la calle de tu casa yo ya no andaba en carrampiolas pero así es la memoria de creativa.

    Besos y abrazos corazón!

    ReplyDelete
  2. Ay Caparocito, tu andas leyendome, que lindo! Un abrazo y un beso para ti y tu preciosa familia. merry Christmas y lo mejor para ustedes en el 2012!

    ReplyDelete